Categoría 1

Aprender en tiempos de Pandemia

Cómo pensar la enseñanza en tiempos de pandemia? la casa como escuela? padres como docentes?

A partir del aislamiento social producto de la pandemia, nos preguntamos cómo continúa la función de LA ESCUELA, en cada una de las casas? Retomamos el lugar protagónico que siempre tuvo LA ESCUELA como productora de subjetividad;  como constructora de ideales, movilizadora de saberes y deseos. En ella, a cada alumno, se le abría un espacio para simbolizar aquello que, hasta el momento, no tenía palabra (juego simbólico); era un lugar de encuentro y posibilitadora de cambios; lugar socializador, dador de sentidos diferentes .Podríamos seguir enumerando las funciones de la escuela. Hoy siguen siendo las mismas? ¿Están siendo modificadas?

Los actores: docentes, padres, alumnos, la comunidad toda, está atravesando un momento único en la historia de este siglo XXI, donde la vida corre peligro sino la cuidamos, aislándonos;  recibimos una amenaza constante del afuera, que manifiesta la pérdida, el riesgo y el peligro constante. En este escenario, los alumnos, en las casas, junto a sus familias. Familias que trabajan, que realizan las tareas hogareñas, que sostienen y alojan como van pudiendo a cada uno de sus hijos. Preocupadas por la situación económica y social. Los niños y las niñas, les demandan ayuda escolar, materiales, explicaciones y una mirada de contención para apaciguar la angustia que esto les acarrea.

El tiempo y el espacio que antes vivenciaban en la escuela, en el encuentro con los pares y docentes, ahora transita en el hogar, conviviendo con todos y entre muchos.

Son tiempos diferentes donde el soporte tecnológico se les hace imprescindible a cada docente para el encuentro diario con sus alumnos. Donde a cada alumno se le exige la conexión constante, estar sentado determinada cantidad de horas frente a la pantalla y donde el cuerpo queda desdibujado. Ese cuerpo que hablaba en cada encuentro en el recreo, en el aula, hoy se ve  aquietado y silenciado por “el mute” de la aplicación.

Los referentes familiares que conviven diariamente con nuestros alumnos son “la autoridad” y sostienen las normas en cada hogar.

Según lo que expresa María Beatriz.Greco:

 “La autoridad pedagógica” es hablar de lazos, de relaciones y de un vivir juntos, por lo cual deberíamos pensar en esta autoridad ya no como un ejercicio individual, sino como la tarea que se dirige  desde el que decide a otro que acepta u obedece, en el mejor de los casos, o se resiste a todo esto. La autoridad como una trama de encuentros, en una relación asimétrica, entrelazando sus subjetividades en tiempo y espacio, cultural, histórico, social, para recrearlos”.

Cada padre, cada familia en este nuevo espacio compartido con la escuela sostendrá su propio marco de legalidad en su hogar. Seguirá siendo y cumpliendo ese rol, aunque a veces parezca confuso. Es importante que lo mantengan, con ritmos y rutinas creadas en este nuevo espacio pero que ayudarán a esos niños/as a ordenarse en su propia casa.

.

  • Promover tiempo para el juego libre, deporte, movimiento corporal, incluso dejar tiempo para el aburrimiento.
  • Procurar un hábito de horarios, tareas y responsabilidad en base a su edad, dedicando un tiempo diario a la lectura, tareas o estimulación intelectual.
  • Diferenciar entre los horarios y rutinas de un día entre semana de los del fin de semana.
  • Buscar la mejor forma de conciliar la vida laboral y familiar organizando los horarios con el otro progenitor, familiares, u otros apoyos, si los hubiera.
  • Aprovechar esta situación para pasar más tiempo de disfrute y ocio en familia, algo tan necesario y escaso habitualmente.

Dejémosle a la escuela que continué creando instancias nuevas de enseñanza /aprendizaje creando nuevos modos de actuar. Dejémosle a la escuela que posibilite que los niños y las niñas se expresen, muestren sus emociones y produzcan conocimientos. Dejémosle a la escuela que si alguno de los niños/as no comprende algo, el docente pueda responder; dejémosle a la escuela que permita jugar, explorar, experimentar a la distancia, generando en cada uno, una experiencia única en esta construcción colectiva.

Author


Avatar